Recent Posts

Archive

Tags

No tags yet.

Detente un momento y cuida de tu cuerpo y de tu mente. Seis prácticas para incluir diariamente en tu


La vida estos días se vive muy apurada, nos hemos acostumbrado a llenar nuestras agendas con diez mil ocupaciones que nos traen de un lugar a otro sin parar, que requieren de nuestra atención en todo momento, hasta que un día nos sentimos sin la energía necesaria para continuar. Pareciera que nuestros días están llenos de actividades y necesitamos más horas para lograr hacerlas todas – es completamente abrumador.

Es precisamente en momentos como éste que necesitamos dejar a un lado lo que estamos haciendo y tomar unos minutos para respirar profundamente. Si queremos continuar haciendo nuestras actividades diarias sintiéndonos completos entonces necesitamos cuidar de nuestro cuerpo y nuestra mente y empezar a tomar nota de lo que necesitamos.

No soy experta en cuidado personal, lo único que pretendo es compartir las prácticas y cuidados que a mí me funcionan y que me dan la energía y el amor para continuar con mi vida diaria. Estoy convencida de que estas prácticas te traerán muchos beneficios físicos y mentales para que empieces a sentir más balance en tu mundo interno y así poco a poco el caos que existe a tu alrededor dejará de ser tan ruidoso.

1. Respira. Una de las prácticas más importantes que puedes hacer para encontrarte de nuevo es empezar a respirar conscientemente. La próxima vez que te sientas abrumada/o por circunstancias externas simplemente respira conscientemente poniendo atención en tu respiración: su calidad, suavidad (o falta de), duración. Permite que se haga más profunda hasta que tu inhalación y exhalación sean más o menos iguales en su duración. Tómate unos minutos para escuchar tu respiración, para sentirla, dejando que todo lo que pasa a tu alrededor sea exactamente como es, sintiendo tus emociones en ese momento exactamente como son; no intentes cambiar nada, no juzgues nada. Este momento es perfecto así como es. Después de esta pequeña interrupción, regresa a tu rutina y toma nota de cómo te sientes: ¿más calmada/o? ¿tal vez tu perspectiva cambió un poco? ¡Lo más maravilloso de esta práctica es que la puedes hacer en cualquier momento y en cualquier lugar!

2. Cuida tu cuerpo con alimentos que lo nutran y que te hagan sentir más ligera/o y no pesada/o. Siempre que puedas come frutas y verduras en lugar de azúcar refinada y carnes procesadas. Bebe una buena cantidad de agua para mantenerte hidratada/o y bebe menos soda o bebidas/jugos que contengan azúcar. ¡No te imaginas lo bien que te sentirás al incorporar pequeños cambios en tu dieta!

3. Aparta tiempo cada día para hacer algo que te gusta. No importa si sólo tienes 10 minutos libres: ve a caminar, mira la belleza a tu alrededor (siempre está presente, ¡sólo tienes que notarla!), haz yoga, medita, escribe, pasa tiempo con alguien que te haga felíz y eleve tu energía – ¡no importa quien sea! Humano, animal, hasta las plantas te llenan de bienestar. ¡Haz algo que ames hacer!

4. Ponle atención a tu cuerpo y descansa cuando estés cansada/o. Asegúrate de dormir bien, al menos siete horas. No me cansaré de repetirlo: escucha y siente lo que tu cuerpo te dice: si te algo te duele, ¡cúidalo! Dale un poco de más amor a tu cuerpo.

5. Medita. Toma un momento cada día para sentarte y escuchar tu respiración, para sentir lo que hay dentro de ti. Deja a un lado todo ese ruido que está presente en tu cabeza todo el tiempo; con sólo cinco minutos al día notarás la diferencia y podrás reconectarte con quien realmente eres: amor eterno y puro.

6. Siente gratitud. Antes de irte a dormir, toma unos minutos para escribir tres cosas por las cuales sientes agradecimiento este día. Piensa en cosas que tal vez para otros sean insignificantes pero que llenan de alegría cada momento de tu día: tal vez tu café esta mañana estuvo realmente delicioso, o el tránsito no estuvo tan pesado. Tomar nota de las cosas pequeñas y mundanas de tu día y sentir gratitud por ellas te ayudará a sentir y a vivir diariamente todo el amor y la belleza que está presente a tu alrededor. Lo único que necesitas es poner atención y abrir tu corazón.

Espero que alguna o algunas de estas prácticas de cuidado personal te ayuden a vivir una vida más completa y más llena de armonía. ¿Qué prácticas de cuidado personal ya incluyes en tu vida diaria? Compártelas en los comentarios, ¡me encantaría saber!

Samyama Journey Yoga

312-783-8747

Chicago, Illinois

©2020 by Samyama Journey Yoga. Proudly created with Wix.com